West Chester, Pa (14 de abril de 2022) - Cinco organizaciones sin ánimo de lucro del condado de Chester que sirven a diversas comunidades recibieron más de 235.000 dólares en total de financiación de subvenciones estatales para importantes mejoras de seguridad y protección, dijo hoy la senadora estatal Carolyn Comitta.

Los fondos, aprobados por la Comisión de Delincuencia y Crimen de Pensilvania (PCCD), son los siguientes:

  • 24.430 dólares para el Centro de Salud Comunitaria de Coatesville.
  • 24.980 dólares Congregación B'nai Jacob en Phoenixville.
  • 40.000 dólares para la Congregación Kesher Israel en West Chester.
  • 45.757 dólares para la Sociedad Islámica de Greater Valley Forge.
  • 100.000 dólares para Masjid Ar Rahman en Coatesville.

El Programa del Fondo de Subvenciones para la Seguridad de las Organizaciones sin Fines de Lucro de Pensilvania se estableció en 2019 para proporcionar subvenciones a las organizaciones sin fines de lucro que sirven principalmente a las personas, grupos o instituciones que a menudo se enfrentan a los delitos de sesgo y odio. Los proyectos de subvención elegibles incluyen una variedad de medidas para mejorar la seguridad que van desde actualizaciones de equipos y tecnología hasta la planificación, la conciencia de las amenazas y la capacitación de respuesta

"Mientras las comunidades religiosas de todo el condado de Chester, Pensilvania, la nación y el mundo, celebran las principales fiestas religiosas ahora y en los próximos días, es vital que sigamos valorando, salvaguardando y defendiendo nuestros derechos a practicar el culto de forma pacífica, segura y sin miedo", dijo Comitta. "El condado de Chester es el hogar de una fuerte comunidad interreligiosa. Nos valoramos mutuamente y nos apoyamos en la lucha contra el odio. Estos fondos ayudarán a mejorar la seguridad de nuestros amigos y vecinos que pueden ser objeto de amenazas, fanatismo, intimidación o violencia."

Masjid Ar Rahman, la única mezquita de la ciudad de Coatesville, está ampliando sus instalaciones para servir mejor a los congregantes y vecinos, dijo el imán y presidente Mohammed Jamaluddin

"Masjid Ar Rahman está situado en un barrio que ha sufrido delitos de odio, incendios provocados y robos en el pasado reciente. Utilizaremos el dinero de la subvención para mejorar la seguridad de nuestras nuevas instalaciones ampliadas para nuestros feligreses y sus vecinos", dijo.

Mark Snow, Presidente de la Congregación B'nai Jacob, dijo que la sinagoga utilizará los fondos para invertir en la seguridad de su comunidad como una iniciativa crítica.

"La Congregación B'nai Jacob se complace y se siente honrada de haber recibido esta subvención de seguridad a través del Programa de Fondo de Subvenciones de Seguridad sin fines de lucro. Esta subvención nos ayudará a seguir ampliando nuestro programa general de seguridad y las iniciativas de apoyo a nuestra Congregación", dijo

El Programa del Fondo de Subvenciones para la Seguridad de las Organizaciones sin Fines de Lucro de Pensilvania, ahora en su tercer año, fue establecido por la legislatura en la Ley 83 de 2019 en respuesta al ataque de 2018 contra la comunidad judía en las congregaciones Tree of Life, New Light y Dor Hadash en Pittsburgh. Según la Liga Antidifamación, se cree que es el ataque más mortífero contra la comunidad judía en la historia de Estados Unidos. 

Comitta, entonces representante estatal, votó a favor de la legislación (House Bill 859) que estableció el programa.

Los beneficiarios del condado de Chester forman parte de los más de 5,23 millones de dólares concedidos a 120 iglesias, sinagogas, mezquitas, templos y otras organizaciones sin ánimo de lucro de todo el estado.

"Se trata de una inversión en la seguridad de las diversas comunidades que conforman el tapiz de Pensilvania", dijo el gobernador Wolf. "Es lamentable que el odio siga aflorando aquí, hiriendo a los peninsulares y desgarrando nuestras comunidades. Seguiré apoyando a estas comunidades en todo lo que pueda".

Los proyectos que pueden ser financiados a través del Programa de Subvenciones de Seguridad sin ánimo de lucro de Pensilvania son los siguientes

  • Formación en materia de planificación, concienciación sobre las amenazas y respuesta.
  • Equipos y tecnología, como detectores de metales, iluminación, vigilancia, sistemas de comunicación, cerraduras, cerrojos, kits de trauma y dispositivos antirrobo.
  • Evaluación de la vulnerabilidad y las amenazas.
  • Otros proyectos para mejorar la seguridad.

El PCCD selecciona a los adjudicatarios en consulta con la Oficina de Seguridad Nacional del Gobernador y la Policía del Estado de Pensilvania. Los solicitantes elegibles se incluyen dentro de una categoría de motivación de prejuicios para los incidentes de delitos de odio por prejuicios individuales, según lo identificado por la publicación de estadísticas de delitos de odio del FBI. Las categorías incluyen la raza/etnia/ancestralidad, la religión, la orientación sexual, la discapacidad, el género y la identidad de género.

Según los datos del Sistema Uniforme de Denuncia de Delitos de la Policía Estatal de Pensilvania, los delitos de odio han aumentado exponencialmente en Pensilvania en los últimos dos años. De 2016 a 2019, Pensilvania vio un promedio de 88 crímenes de odio anualmente. En 2020, los incidentes de crímenes de odio aumentaron un 33%, hasta 111. Solo el año pasado, hubo un aumento del 97%, elevando el total a 219 delitos. 

En enero, el gobernador anunció la asignación de 4,5 millones de dólares adicionales al programa, procedentes de los fondos de la Ley del Plan de Rescate Americano de Pensilvania.

El PCCD ha emitido dos convocatorias anteriores del Programa de Fondo de Subvenciones para la Seguridad sin Fines de Lucro en 2020 y 2021. Se concedió un total de 5 millones de dólares en financiación a cada cohorte para un total de 243 premios anunciados. En conjunto, estos fondos han tenido un impacto en más de un millón de personas que están asociadas a estas organizaciones.

Comitta también dijo que continuará trabajando para asegurar que el programa se financie adecuadamente en el actual proceso presupuestario estatal.